El misterio de por qué algunas personas responden a tratamientos que carecen de efecto terapéutico - o placebo - había sido explicado hasta ahora por factores piscológicos o biológicos. Pero ahora una nueva investigación encontró que hay un factor genético en juego.